El mercado catalán supone el 43,6% del total de las exportaciones del sector

Los trajes de novia «made in Spain» triunfan en todo el mundo

El 10% de las novias de todo el mundo elige un vestido diseñado en España, país donde el sector es ya una potencia exportadora internacional y mantiene la fidelidad de su mercado nacional. Aunque los gastos relacionados con la celebración de una boda hayan descendido más del 40% desde que comenzó la crisis, las novias españolas no renuncian a la elegancia y recurren sobre todo a modelos de firmas nacionales para dar el «sí quiero» con el máximo glamour.

El mercado nacional y la potente partida de las exportaciones mantienen la buena salud del sector de la moda nupcial: una de cada 10 novias de todo el mundo viste un traje made in Spain. Este dato convierte a España en el segundo país exportador de trajes nupciales a nivel mundial, detrás de China. Según los datos ofrecidos por el Centro de Información Textil y de la Confección, CITYC, durante el ejercicio 2013 las exportaciones españolas relativas sólo a los vestidos de novia han aumentado de un 13,8% con respecto al año anterior, alcanzando más de 436 millones de euros de facturado. De éstos, 190 millones de euros -un 10,4% más de 2012- corresponden al mercado catalán, que supone por sí solo el 43,6% del total.

El sector de la moda para novia, novio y ceremonia es así uno de los más activos de la economía española. De hecho, según un informe distribuido por la consultora Deloitte en mayo 2012, esta industria facturó 1.300 millones de euros en un año, el 15% del total del sector textil.

Por otro lado, si se analiza el peso del vestido de novia dentro del sector económico relativo a la celebración de bodas, se constata que es el que sufre menos recortes entre los todos los gastos de un enlace. Según la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) el traje supone un desembolso no inferior a los 500 euros, a los que hay que sumar el precio de los zapatos, complementos, maquillaje, peinado y ramo que incrementan notoriamente un presupuesto, que como mínimo llega a los 1.500 euros. En cambio, el banquete, el viaje de novios y algunos detalles nupciales son los capítulos donde se producen los mayores recortes.

Las bodas civiles superan las religiosas
Según datos ofrecidos por el INE, en menos de dos décadas ha tenido lugar una pequeña revolución en los hábitos de los contrayentes. Si en 2006 las bodas laicas eran el 43% del total, en 2013 fueron el 70%. Según las previsiones, en 2015 las bodas civiles supondrán el 73% y las católicas sólo el 27%, exactamente al revés que hace 15 años. En España el número de enlaces matrimoniales, tras haber registrado caídas desde el 2005, empezó a recuperarse en 2012, cuando 168.835 parejas contrajeron matrimonio (un 3,4% más que en 2011). En números absolutos, Andalucía es la comunidad autónoma donde se celebran más bodas (29.160), seguida por Catalunya (26.509) y por Madrid (24.526).

Barcelona, mayo 2014

Compartir

Compartir