Los tonos nude, gris o azul claro irrumpen en la pasarela

El estilo vintage, bordados de flores y un toque romántico predominan en la Pasarela Gaudí Novias

La gran cita barcelonesa, referente internacional del sector, será nuevamente el escenario privilegiado para 22 grandes firmas de moda nupcial que presentarán oficialmente las colecciones de la temporada 2015 a compradores y profesionales procedentes de los cinco continentes. Del 6 al 9 de mayo la pasarela acogerá las últimas creaciones de las firmas líderes de este sector que goza de enorme éxito en todo el mundo y que propone múltiples estilos, siluetas y tonalidades para que las novias se sientan únicas y especiales en su gran día.

Rosa Clará, Jesús Peiró, Victorio & Lucchino, Yolan Cris, Inmaculada García, M&M, Cymbeline, Isabel Zapardiez, Jordi Dalmau, Hannibal Laguna, Ana Torres, Franc Sarabia, Manualvarez, Matilde Cano, Patricia Avedaño, Sonia Peña, Miquel Suay, Juana Martín, Carla Ruiz, Fuetecapala, Cabotine by Gema Nicolás y Pronovias son las marcas que mostrarán en la pasarela la máxima expresión de la elegancia y estilo en moda nupcial. Los desfiles, que inaugurará la firma Rosa Clará el primer día del certamen, se realizarán durante cuatro días en el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona, salvo el de Pronovias que cerrará la pasarela el 9 de mayo en el Pabellón Italiano (Z6) del recinto de Montjuïc.

Los nombres de las colecciones, como «La vie en rose» de Cymbeline, «True Love» de Carla Ruiz, «Perfume» de Jesús Peiró o «Bohemia» de Matilde Cano evocan las atmosferas mágicas que los diseñadores plasman en sus creaciones. Para conseguirlo utilizan patrones personalizados, telas sofisticadas y tonalidades muy diversas.
Como tendencias generales, los vestidos que lucirán las novias en 2015 compartirán un cierto aire vintage, detalles primaverales y un toque romántico. Para conseguirlo, los diseñadores usarán telas exclusivas, como el encaje de chantilly, gasa, tul, organzas, crepé o mikado de seda con bordados de flores o aplicaciones realizadas en cristal, nácar o lentejuelas. Estos tejidos se utilizan solos o superpuestos para crear las siluetas más diversas: desde modelos minimal de líneas depuradas hasta faldas oversize muy voluminosas, tanto de estilo bohemio como inspirado en los años 20 o en el boho-chic de los 60.
Los colores acabarán de definir la personalidad de cada diseño, aportando toques de nuage, perla, rosa, beige, azul claro o gris. No obstante, los distintos matices del blanco seguirán reinando en la pasarela dando luz a los vestidos más radiantes.

Barcelona, mayo de 2014

Compartir

Compartir