«La alta costura está viva, y también el sueño»

Estas son las palabras de Pierpaolo Piccioli, el director creativo de Valentino que el 21 de julio en Roma, presentó Haute Couture 20/21 bajo las notas de FKA Twigs, contando el vínculo absoluto entre la realidad y el sueño.

El sueño de narrar los valores de Couture de una manera emocionante con una colección que también representa el regreso a la vida real de la moda y que, gracias a la digitalización, puede dialogar con el ser humano.

El espectáculo comienza con modelos flotando en un vacío oscuro, sentadas en columpios y trapecios que les llevan más y más alto.

Los vestidos, de longitud extrema, son todos blancos: un símbolo de un nuevo comienzo, de infinitas posibilidades, del lienzo de una época que necesita ser rediseñada. Vienen a la vida gracias a un juego de luces, sonidos y colores, implementado por el artista Nick Knight, que da forma a la pureza de las creaciones con imágenes en movimiento de flores en flor.


Valentino. Cortesía de valentino.com

“Le tableau vivant -“La pintura viviente”- incluye 15 creaciones encantadoras, telas preciosas y looks refinados.

Vestidos de tafetán, con enormes mangas hinchadas y escotes profundos, micro volantes (más de 300 metros) entrelazados alrededor de una falda de volumen máximo que da un vistazo a un vestido tubo de lentejuelas plateadas, con gasa para una larga cola flotante; una capucha con flecos y lentejuelas redondas y brillantes; un abrigo que alterna capas de tela transparente con plumas suaves y, finalmente, el vestido con corpiño de origami que recuerda a una corola de pétalos, usada por la supermodelo Mariacarla Boscono.


Valentino. Cortesía de valentino.com

La colección nacida en una situación difícil es, como dice Piccioli, «marcada por el sentido del límite, pero la superación de este límite es la mejora de lo humano». Y gracias al magnífico espectáculo, fue posible celebrar el trabajo de los ‘petites mains’ y el dominio del atelier.

Un homenaje a la artesanía y el trabajo de su equipo, también de Maria Grazia Chiuri, quien eligió la tierra de Puglia, lugar de sus orígenes, para el espectáculo Dior Cruise 2021.

La colección está inspirada en las bellezas de Salento, un viaje a través de sus raíces, una obra coral que mejora los valores y el futuro del arte excepcional.

Las luces típicas de los festivales del pueblo diseñaron el perímetro de la Piazza del Duomo en Lecce para albergar el desfile -evento que acogió a muy pocos invitados (incluida la pareja Ferragmi-Fedez- y que se transmitió en vivo.

Acompañados por la ‘pizzica’, un baile popular de la región, las 45 modelos con caras diáfanas desfilaron junto a un grupo de bailarines de ojos resaltados en bistre y vestidos de negro, en un contraste trágico y emocionante.

Los colores de la colección recuerdan la zona, como el verde de los maquis mediterráneos, el rojo de las flores y las cerezas, el blanco y el crudo de los cielos pensados para el calor del verano.


Dior. Cortesía de dior.com

Vestidos estilo delantal, corpiños de cuero, chalecos de lana, faldas con flecos de cuadros, estampados y bordados de amapola, arreglos florales y espigas de trigo. Pañuelos en la cabeza y sandalias abiertas o botas de estilo local en los pies.


Dior. Cortesía de dior.com

Y luego, sobre todo, las rosas bordadas con encaje de bolillos o las telas hechas a mano en un telar de la Fundación Le Costantine, que apoya a las mujeres de la zona que se ocupan de la creación de telas.


Dior. Cortesía de dior.com

Es un himno al excelente trabajo de todos los artesanos, tradiciones, orígenes, un estímulo para levantarse después de un período de sufrimiento para aterrizar en un futuro más brillante.

Por Elisa Nascimbene para Valmont Barcelona Bridal Fashion Week

COMPÁRTELO

COMPÁRTELO

Suscríbete a nuestra newsletter

Este 2020 nos atrevemos a ir más lejos que nunca.